Scott Rosenberg.

En los primeros años de la informática, las computadoras no sólo se estropeaban por fallos en sus programas, sino porque polillas y otros insectos (bugs, en inglés) se introducían en los enormes aparatos, atraídas por la luz y el calor que emitían las válvulas, y provocaban cortocircuitos. Desde entonces, en el mundo anglohablante a los errores informáticos se les conoce como bugs.

Un proyecto estadounidense pretende ampliar las acepciones de esta palabra y llevarla al terreno de los medios, donde los fallos sean Media Bugs y pueda hacerse un seguimiento de ellos, como el que se hace de los errores informáticos.

El proyecto ha sido ideado por Scott Rosenberg (Nueva York, EEUU, 1959), periodista, escritor, pionero del mundo digital y cofundador de la revista electrónica Salon.com. Acaba de recibir 335.000 dólares de una fundación periodística para montar un sitio web en el que la ciudadanía pueda denunciar los errores que ha visto en la prensa y esperar una respuesta de sus responsables.

Media Bugs comenzará a funcionar en pruebas después del verano en un barrio de San Francisco (EEUU), donde durante dos años deberá demostrar que este sistema es capaz de mejorar el periodismo en términos de transparencia y credibilidad. Rosenberg sabe que es sólo un experimento, pero está convencido de que merece la pena probarlo.

¿En qué se parecen un error informático y un error periodístico?

En que los dos son problemas que hay que resolver. Soy periodista, pero escribí un libro sobre software llamado Dreaming in code (Soñando en código), y pasé muchos años observando a los programadores trabajando en proyectos de código abierto. Observando cómo respondían a la gente que informaba sobre algún error, y cómo eran felices porque entendían que eso podía ayudarles a arreglar los errores. Los periodistas hemos crecido en una cultura en la que cuando alguien apunta nuestros errores, nos ponemos a la defensiva y no respondemos bien. No siempre, pero sí la mayoría de las veces. Y lo que sucede es que en EEUU sólo el 3% de los errores de la prensa son corregidos. Creo que parte de este problema reside en que no hay comunicación entre el periodismo y la ciudadanía. Por eso quiero coger algo que traslade al periodismo el espíritu del seguimiento de errores de la informática.

¿Qué le diría a un periodista para que no se tome su proyecto como una amenaza, o como una ofensa?

Un problema habitual en la web es que, a veces, la gente está muy frustrada y se queja sobre los medios con un tono que calienta la discusión hasta el enfado. En Media Bugs nos esforzaremos por establecer un espacio civilizado y tranquilo, donde no haya sitio para las guerras de mensajes ni el enfado. Muchas veces, la denuncia de un error tan simple como un nombre mal escrito, o algo así, no debería ser un motivo para que un periodista se sienta agredido. Si haces tu trabajo bien, podremos establecer un espacio donde haya menos calor y más luz.

¿Por qué los blogs no son suficientes para denunciar los errores de la prensa?

Los blogs son buenos en esa tarea. Pero, al dejarla en manos de los blogs exclusivamente, es difícil tener una fotografía general del problema, porque las denuncias están distribuidas y no en un solo sitio. Desgraciadamente, la percepción de muchos periodistas es que los blogs son hostiles con ellos, así que no se ven muchos diálogos entre blogueros y periodistas. Los primeros tienen su espacio en el blog; los segundos, en una publicación, y cada uno se mantiene en su propio terreno. Media Bugs pretende ser un terreno neutral donde tener una conversación civilizada y productiva.

¿No cree que su proyecto podría dar lugar al linchamiento de un redactor, o crear una atmósfera de miedo en la que los periodistas teman publicar cualquier cosa?

Si eso sucede, habríamos desarrollado bastante mal el servicio, porque pretendemos precisamente lo contrario. Ese linchamiento, en sentido figurado, ya existe ahora en la web. Sucede cuando alguien se siente frustrado por el mal trabajo de un periodista, se enfada y publica comentarios en su blog cada vez más subidos de tono. Si lo que queremos es mejorar el periodismo, debemos ir más allá de eso. Si detectamos en Media Bugs que un usuario está publicando ataques personales, moderaremos la discusión, pediremos al usuario que deje de comportarse así y podríamos llegar a bloquear su cuenta. Es un sistema bien probado para manejar conversaciones en la red, y no me preocupa especialmente. Por otra parte, cabe la posibilidad de que un redactor esté haciendo su trabajo realmente mal, cometiendo error tras error, y sin que estos errores sean corregidos. Media Bugs será un sitio que guarde un registro de esos errores. No estaremos entre el periodista y la publicación para decidir si debe hacerse algo. Sólo publicaremos la información.

¿Van a publicar algún tipo de lista de los periodistas y publicaciones que más errores comenten?

No tenemos planes de publicar ‘rankings’ regulares. La información estará en una base de datos y seremos capaces de presentarla de distintos modos. Qué modos son más útiles es algo que tendremos que averiguar, porque el proyecto se está haciendo. Pero para mí lo más valioso y útil no es saber qué medio está cometiendo más errores, sino qué porcentaje de errores son corregidos. Y que el medio esté de acuerdo en que esos errores deben ser solventados.

El proyecto comenzará en la zona de la bahía de San Francisco. ¿Cómo ha sido la reacción de los periódicos locales a su proyecto?

Todavía no hemos comenzado. Hemos conseguido una beca para hacer el proyecto, como un experimento. Y esperamos comenzar después del verano.

Pero ¿no han recibido ya algún comentario de los responsables de los periódicos?

Acabo de empezar a hablar con ellos y la respuesta de la mayoría es de interés y en cierta manera, de precaución, lo que entiendo perfectamente. No espero que acepten el proyecto hasta que no vean exactamente en qué consiste. Tenemos que construir el web, el servicio, y mostrarlo a editores y periodistas, para que vean que no es, como decía usted antes, algo que sale para cazarles. [risas]

Si su proyecto funciona bien, supongo que recibirá presiones de los grandes medios.

No me preocupa esa presión. La belleza de la web reside en que nadie puede callarte y sólo depende de nosotros demostrar el valor público de lo que hacemos, lo cual es un reto. Si podemos demostrarlo, las compañías de medios entenderán que lo que hacemos les ayuda, y no es algo que vaya a herirlos.

Hay algunos errores muy difíciles de denunciar, como la cobertura de la guerra de Irak o del 11-S. ¿Cómo se puede denunciar un error así?

Obviamente, no es fácil coger errores y problemas y dividirlos en dos montones: uno con las cuestiones sobre hechos y otro con las opiniones. Si conseguimos separarlos con una línea clara, será mucho más fácil, pero creo que tiene que ver más con el espectro de la cuestión. El puro hecho de cómo escribir un nombre es fácil de resolver. Y es pura opinión para mí decir que tipo de comida me gusta. Pretendemos llevar la atención a la parte más fáctica del espectro. Si digo de tal o cual periódico que su información está manipulada, que publican mentiras sobre la guerra de Irak, no puede hacerse mucho y no hay nada que un periódico pueda corregir. Pero si das un paso adelante y dices que la informaron en tal y cual fecha de que tal y cual estaba sucediendo en Irak era incorrecta, y que fallaron y dejaron de lado estos sucesos clave, lo que condujo a un artículo erróneo, tiene un gran valor y en eso esperamos poder ayudar.

Por cierto, ¿cree usted que la prensa comete muchos errores?

Sí, me consta que los comete. Cualquiera que conozca bien un asunto; un asunto legal, porque eres un abogado; o científico, porque eres científico; o sobre la industria tecnológica, que yo cubrí durante años, y lea la prensa encontrará un montón de errores. La mayoría de los periodistas con los que hablas lo admitirá. Y no es algo muy controvertido contarlo. La mayoría de ellos están dispuestos a corregir estos errores, pero hemos llegado a un estado de opinión en que muchos periodistas ven como una marca de vergüenza admitir que cometieron un error. Una de las cosas más interesantes de publicar en la web es que te da una predisposición mental distinta: porque sabes que los errores pueden ser corregidos, quieres corregirlos y dejar claro que has arreglado un fallo. Mientras que en la prensa tradicional, una vez que las rotativas han funcionado, no puedes arreglarlo.

¿Cree que estos errores son la causa más importante de la crisis que sufre la prensa actualmente?

En Estados Unidos, la mayor crisis es financiera, lo que no tiene mucho que ver con los errores, sino con las malas decisiones empresariales que los medios han tomado. Pero indudablemente, una gran parte de la ciudadanía ha perdido la confianza en los medios. Y la cuestión es cómo volver a ganarse esa confianza. Si muestras al público que no sólo eres capaz de corregir los errores sino que estás ansioso por hacerlo, parece un camino muy útil para recuperar la confianza de la gente.

¿Cuál es el peor error que ha encontrado en la prensa?

Debo remitirme a lo que me preguntaba antes. Desgraciadamente, en el periodo previo a la invasión de Irak, los medios de Estados Unidos cometieron errores muy graves y muy concretos al no confrontar lo que el Gobierno estaba diciendo. Al no profundizar en la realidad de lo que estaba sucediendo en Irak. y darse cuenta de cómo contradecía lo que el Gobierno decía. Y esos graves errores condujeron a una guerra trágica y a una situación horrible. La discusión ahora, cuando la industria de los periódicos atraviesa un grave problema, es que muchos de sus defensores dicen que necesitamos buenas fuentes de noticias, creadas profesionalmente, porque así es como la gente toma buenas decisiones en democracia. Pero cuando escucho eso, cuando muchos estadounidenses lo escuchamos, pensamos que sí, que es verdad, pero que la profesión periodística nos ha fallado precisamente en ese punto. Y eso ha creado una gran herida en la relación entre los medios y la ciudadanía.

Be Sociable, Share!
Etiquetado como:
 

3 comentarios sobre el artículo

  1. [...] explicó Rosenberg en una entrevista concedida a este medio el año pasado, “Media Bugs pretende ser un terreno neutral donde tener una conversación civilizada y [...]

  2. [...] ser resueltos, tal y como se hace en el entorno informático, según explicó Rosenberg en una entrevista concedida al mismo [...]

  3. [...] Para entretenerse un rato y reflexionar sobre el tema: Scott Rosenberg: «Los errores periodísticos, como los informáticos, son problemas que hay que res…. [...]



Categorías