Casi tres decenas de expertos internacionales han desfilado por este blog para ofrecer la receta mágica que permita la supervivencia de los medios digitales. Algunos se muestran partidarios de cobrar por la información de las cabeceras y otros por financiarlas exclusivamente a través de la publicidad.  Me pregunto cuál es la receta que proponen  los lectores de este blog.

La situación -muy resumida- es la siguiente:

  • Los sondeos realizados hasta ahora ofrecen resultados dispares, pero parecen coincidir en que la mayoría de los lectores no está dispuesta a pagar por la información en la red. No obstante, el precio de los anuncios digitales ha caído vertiginosamente y la publicidad ya no es suficiente para mantener la mayoría de las redacciones digitales.
  • La historia reciente de la prensa digital indica que cuando se cobra por la información, se ganan algunos suscriptores pero se pierden  muchos lectores y, por tanto, ingresos publicitarios.
  • Muchos medios han puesto sus esperanzas en la telefonía móvil, en los lectores de libros electrónicos e, incluso, en el ordenador de tipo tablet que Apple presentará a final de mes, pero no parece que ninguno de estos dispositivos pueda resolver los problemas económicos de la prensa, al menos, a corto plazo.

Así que ¿qué harían los lectores de este blog si fueran editores de un diario digital? Las opciones -también, muy resumidas- son las siguientes:

  1. Cobrar por toda la información y renunciar a los ingresos publicitarios. El lector debería suscribirse al periódico digital -pagando una cantidad mensual o anual por acceso parcial o total al medio- o abonar el importe de artículos sueltos, ya sea mediante el pago directo o por medio de bonos comprados previamente. Es la opción preferida por la mayoría de los medios digitales del magnate Rupert Murdoch. Hasta ahora, este sistema sólo ha funcionado en publicaciones verticales o de nicho, y no en las generalistas. Es decir, el económico The Wall Street Journal obtiene buenas cifras de negocio con esta estrategia, pero los editores del generalista The New York Times se lo piensan dos veces antes de tomar una medida así.
  2. Cobrar por una parte de la información y mantener una parte de los ingresos publicitarios. Este sistema mixto, también conocido como Freemium (acrónimo en inglés de Free – gratuito- y Premium – exclusivo-), es la propuesta de Journalism Online, una empresa que ofrece  a los editores un sistema informático que puedan usar como una compuerta con la que decidir qué porcentaje de la información será gratuita y qué porcentaje  se encontrará tras un muro de pago. Según las cifras manejadas por Steven Brill, promotor del proyecto, si sólo un 15% de los lectores accediera a pasar por caja, los medios recibirían una sólida fuente de ingresos por suscripción, no perderían demasiada audiencia y podrían obtener, también, ingresos publicitarios.
  3. Permitir el acceso libre al sitio web y sobrevivir sólo de la publicidad. Es decir no cambiar apenas nada del sistema que ha financiado la mayoría de los medios digitales en todo el mundo hasta ahora. No hacer nada, salvo esperar a que el precio de los anuncios vuelva a subir, aprovecharse de la audiencia que venga de otros medios de pago en busca de información gratuita y  confiar en que los nuevos dispositivos traigan nuevas fuentes de ingresos.

Elija una opción, o proponga cualquier otra. Después, intente convencer a sus lectores de que su solución es la mejor. Es tan díficil como el problema que se pretende resolver.

¿Usted qué haría?

Casi 30 expertos internacionales han desfilado hasta ahora por este blog para ofrecer la receta mágica que permita la supervivencia de los medios digitales. Algunos se muestran partidarios de cobrar por la información de las cabeceras y otros por financiarlas exclusivamente a través de la publicidad. ¿Cuál es la receta de los lectores de este blog?

La situación -muy resumida- es la siguiente:

  • Los sondeos realizados hasta ahora ofrecen resultados dispares, pero parecen coincidir en que la mayoría de los lectores no está dispuesta a pagar por la información en la red. No obstante, el precio de los anuncios digitales ha caído vertiginosamente y la publicidad ya no es suficiente para mantener la mayoría de las redacciones digitales.

  • La historia reciente de la prensa digital indica que cuando se cobra por la información, se ganan algunos suscriptores pero se pierden muchos lectores y, por tanto, ingresos publicitarios.

  • Muchos medios han puesto sus esperanzas en la telefonía móvil, en los lectores de libros electrónicos e, incluso, en el ordenador de tipo tablet que Apple presentará a final de mes, pero no parece que ninguno de estos dispositivos pueda resolver los problemas económicos de la prensa digital, al menos, a corto plazo.

Así que ¿qué harían los lectores de este blog si fueran editores de un diario digital? Las opciones -también, muy resumidas- son las siguientes:

Cobrar por toda la información y renunciar a los ingresos publicitarios.

El lector debería suscribirse al periódico digital -pagando una cantidad mensual o anual por acceso parcial o total al medio- o abonar el importe de artículos sueltos, ya sea mediante el pago directo o por medio de bonos comprados previamente. Es la opción preferida por la mayoría de los medios digitales del magnate Rupert Murdoch.

Hasta ahora, este sistema sólo ha funcionado en publicaciones verticales o de nicho, y no en las generalistas. El económico The Wall Street Journal obtiene buenas cifras de negocio con esta estrategia, pero los editores del generalista The New York Times se lo piensan dos veces antes de tomar una medida así.

Cobrar por una parte de la información y mantener una parte de los ingresos publicitarios.

Este sistema mixto, también conocido como Freemium (acrónimo en inglés de Free – gratuito- y Premium – exclusivo-), es la propuesta de Journalism Online, una empresa que ofrece los editores un sistema informático que puedan usar como una compuerta con la que decidir qué porcentaje de la información será gratuita y qué porcentaje se encontrará tras un muro de pago.

Según las cifras manejadas por Steven Brill, promotor del proyecto, si sólo un 15% de los lectores accediera a pasar por caja, los medios recibirían una sólida fuente de ingresos, no perderían demasiada difusión y podrían recibir, también, ingresos publicitarios.

Permitir el acceso libre al sitio web y sobrevivir sólo de la publicidad.

Es decir no cambiar apenas nada del sistema que ha financiado la mayoría de los medios digitales en todo el mundo hasta ahora. Nada, salvo esperar a que el precio de los anuncios vuelva a subir, aprovecharse de la audiencia que venga de otros medios de pago en busca de información gratuita y confiar en que los nuevos dispositivos traigan nuevas fuentes de ingresos.

Elija una opción, o proponga cualquier otra. Después, intente convencer a sus lectores de que es la mejor. Imposible.

Be Sociable, Share!

31 comentarios sobre el artículo

  1. RinzeWind dice:

    Si yo viniese de parte de otro medio de comunicación les diría que cerrasen su contenido tras un método de pago sin dudarlo. Después de todo, yo quiero que sus lectores vengan a leer mis páginas, no las suyas. Si ustedes como un medio de la competencia ya me hacen ese trabajo creo que estaría encantado.

  2. juan dice:

    Pues alentar a la poblacion a dejar de usar el sistema monetario, se resolverian la mayoria de los problemas de la humanidad, informarles de la alternativa de otro tipo de sistema el cual cuando haya una catastrofe como la da haiti no dependamos de las donaciones del papel poderoso , al igual que cuando se estudie una cura para una enfermedad no depender de la financiacion, la informacion seria mas objetiva y veraz que ahora.Ya no habrian todos estos problemas que nos creamos.

  3. Noemi dice:

    La protección de los derechos de propiedad intelectual del periodista es una tema pendiente sin solucionar desde hace muchos años, que es aún más grave en el sector de agencias de comunicación y publicidad donde las ideas creativas se las queda el potencial cliente o tu empresa. Apuesto por cobrar los contenidos no solo como garantía de protección, sino como medida para que el trabajo periodístico sea más valorado, empezando por los propios profesionales que trabajamos en este sector.

  4. ellgon dice:

    Yo optaría por un modelo freemium, las noticias las dais todos los periodicos por igual, las televisiones y las radios, eso debería de ser gratuito. Después haría un seguimiento de las noticias más importantes o más votadas por los lectores, de tal manera que estas si serían de pago. Por ejemplo ¿Cómo va la depuración de responsabilidades de la OMS por la gripe A? no se escucha nada, ¿qué pasa con los casos de corrupción de los ayuntamientos? ¿han devuelto el dinero, no, alguien ha dimitido? ¿alguien ha denunciado el que no pase nada?.

    Por otra parte yo que ustedes ya estaría evaluando el modelo de suscripción por ebook a su periódico. A lo mejor la tencología está verde, a lo mejor los lectores actuales no son lo mejor para mostrar fotografías o las pantallas son pequeñas, pero todo es cuestión de tiempo y el estar en la cresta de la hola siempre suele ser lo mejor. Una suscripción sin regalos, barata y libre de intermediarios, sin posibilidad de que sobren periódicos ni de que falten, corrección de erratas o incluso actualización de algunas por la tarde, todo ello directo al buzón de correo, rss, o programa de sincronización de ebooks… es tan bonito soñar :)

  5. agu2v dice:

    Sin duda, apostar solo por la publicidad. Hoy día la fidelización de la audiencia en internet es nula. Solo buscan información -más o menos concreta, o sea: noticias sueltas o referidas solo a cierto ámbito-, no la información de un determinado periódico -pq antes no existía eso de comprar noticias sueltas, sino q comprabas todo el paqete (periódico). Es obvio q el q apueste por cobrar, a medio plazo va a salir perdiendo

  6. Mortanauta dice:

    En primer lugar dejar de contratar a “expertos internacionales”, es tirar el dinero.
    La opción de cobrar por la información solo es valida si ofreces un producto de alto valor añadido y completamente diferente a tu competencia.
    En la prensa escrita los contenidos son similares, la noticia, por lo que la diferenciación no debería ser muy significativa. Descartamos esa opción, ya que nuestro público no lo va a aceptar.

    Nos queda la publicidad, que no garantiza unos ingresos, bien, poco podemos hacer por la parte de las entradas de dinero, tratemos entonces en reducir las salidas…, es decir, reducir gastos.
    Si los números nos siguen sin salir, se impone la tremenda realidad “no todo negocio está destinado a tener éxito” y bien podemos confiar en tiempos mejores o cerrar la persiana

  7. Daniel F. dice:

    La única opción que puede ser factible por el momento es la Freemium.
    El problema es que la información que se da FREE es de muy mala calidad. Se pueden ver en los comentarios de las notícias de las webs que los permiten, porque la gente no lo entiende, o existen muchas contradicciones. Se prima la rapidez sobre la calidad.

    Además, a los usuarios Premium se nos trata mal. Yo lo soy de La Vanguardia, pago unos 100 Eur al año por tener acceso, pero la forma de descargarla y operar es muy rudimentaria, y no dispongo de las mismas ventajas que los suscriptores a la edición de papel. Vamos por mal camino!

    El e-book bien aplicado puede salvar algo de este mercado. Yo tengo uno y va bien, pero por ejemplo leer La Vanguardia en PDF es un pequeño suplicio, los contenidos no están bien ajustados.

  8. HarrisonFilm dice:

    Yo como usuario preferiría la 3ª opción: Permitir el acceso libre al sitio web y sobrevivir sólo de la publicidad.

  9. Reven dice:

    Desde el respeto a quienes conocéis más este tema que yo, creo que la solución pasa por crear agencias de publicidad (me quiero referir a las agencias que contratan la publicidad) donde se hagan noticias locales y que sean mejores anuncios que los generalistas.

    De esta maneras es más fácil tener clicks en los anuncios, porque estos son los más adaptados a la noticia en cuestión.

    Es solo una idea…

  10. Sergio dice:

    Yo creo que ninguna de las tres vale, lo mejor es cerrar o buscar un espónsor, dispuesto a mantener el medio a cambio de que este defienda sus intereses económicos.

  11. Alsanan dice:

    Freemium. Si bajan los ingresos por publicidad, hay que buscar un medio alternativo de ingresos gratuito para los lectores (que no van a pagar) o aumentar el número de visitas. Lo segundo es el santo grial, pero evidentemente no es nada sencillo. Se consigue con calidad (que a estas alturas nadie va a conseguir), ofreciendo más que el resto, o lo que aboga Dave Winer: crear auténticas comunidades alrededor del medio digital en el que la participación no se limite a los comentarios.

    Crear temáticas cuando aparece un nuevo debate social, enlazar las notícias relacionadas que aparezcan y permitir que los propios lectores creen contenido mediante una mezcla entre Wikipedia, Soitu y Menéame.

    En resumen: INNOVAR. Siguen habiendo nichos (los habrá siempre). Sólo hay que tomar decisiones traumáticas que hasta el momento ninguna industria afectada por Internet ha tomado. Pero el precio de no tomarlas es morir… a mi me parece demasiado caro por mantener el orgullo y una actitud conservadora. Saltar o morir. Lamentablemente no hay más…

  12. Verònica dice:

    Vivir de la publicidad es el sistema de financiación mayoritario de la prensa digital, por algo será. Ahora, es verdad, el precio del anuncio ha caído en picado, pero eso no significa que este modo de conseguir ingresos sea erróneo, sino que simplemente hay crisis, y gente que se aprovecha de ella.
    Como tantas otras empresas de otros tantos sectores, muchos periódicos digitales no lograrán sobrevivir. Pero si ofrecieran contenido de pago lo único que harían sería morir antes.

  13. fernando dice:

    TOTALMENTE de acuerdo con el comentario #2.

  14. gabi dice:

    Una opción que se me ocurre es cobrar una cantidad irrisoria por artículo leído (de 1 a 3 céntimos por ej.) de manera que los lectores se despreocupen de dónde leen cada artículo (requiere claro muchos periódicos usando el mismo sistema). Un acuerdo entre las principales cabeceras mundiales y el nuevo Tablet de apple podría ser el espaldarazo que necesitan.

    El periodismo de copiar y pegar será siempre gratuito, pero el de medios con originales con corresponsales, investigadores, correctores, diseñadores, etc. tiene que diferenciarse y volver a ser de pago mientras la publicidad siga siendo tan ruinosa.

  15. Yo_me_la_sé dice:

    A ver, por eliminación, tiene que ser la C.

    La opción 1. es “inmantenible”. Hoy día, información se puede conseguir en cualquier parte de internet, por lo que no puedes cobrar por obtenerla.

    La opción 2. es la misma que la 1.

    La 3. te permitirá vivir de la información mientras tengas visitas; si no las tienes tendrás que dejar de dedicarte profesionalmente y/o en exclusiva a ello.

    Ha sido fácil… Esto mismo está ya un poco debatido en otros campos, también convulsionados por el auge de internet y las fantásticas opciones que nos brinda a todos.

  16. Carlos Villanueva dice:

    La opción 3, sin duda…
    Procuro leer la misma noticia en varias fuentes para obtener mi propia opinión, cosa que no haría si tuviera que pagar por ello un plus.

  17. Cartier dice:

    El debate es curioso, sin duda. Pero al ser esto parte de un diario, tengo la sensación de “voy a lanzar un globo sonda a ver si a alguien se le ocurre algo en los comentarios que no se nos haya ocurrido a los que vivimos de esto”.

  18. Guti dice:

    Una cuarta: cobrar, pero vivir sólo de suscriptores. No aceptar publicidad de nadie. Vamos, lo que sería un periódico independiente.

    Ya sé que no es fácil, y que me van a tachar de ingenuo. Pero es los periódicos existentes no tienen un producto [información de calidad] que suministran a los clientes [lectores]; tienen otro producto [lectores, audiencia] que suministran a sus verdaderos clientes [anunciantes]. Yo soy lector; no voy a ser la materia prima y, encima, pagar. Si la publicidad no sostiene a la prensa tal como está planteada, pues muerta está la prensa, y a otra cosa.

    Yo sí pagaría por información de calidad, neutral, objetiva, no la que a Repsol, o a Botín, o a Iberdrola, le interesa que yo reciba. Pagaría por un servicio destinado a mí y no a El Corte Inglés.

    Ya, que eso de la objetividad no existe, y la verdad tampoco, y tal y cual. Pues el primer empresario que crea que sí, y que recupere ese concepto, y se esfuerce por buscar la verdad, y ponga la información a mi servicio, y me dé las cosas hechas (en vez de tener que buscar yo las fuentes y las referencias a los documentos originales cada vez que leo una noticia, como me pasa ahora) tiene aquí un cliente. Y el que se meta en una espiral de sandeces, como por ejemplo hizo El Mundo con el 11-M y tantas otras cosas, o el que confunda la tarea de informar con la de poner y quitar gobiernos, lo pierde.

    Estoy deseando comprar un producto así.

  19. Diego dice:

    La 3ª opción es la que más se adapta al espíritu original de Internet, aunque depende de cómo vayan evolucionando las distintas medidas que las corporaciones intentan introducir en las leyes es posible que ese espíritu cambie y se mercantilice. Por mi parte espero sinceramente que eso no ocurra.

    La opción de sobrevivir de la publicidad sería viable siempre y cuando se consiga que la publicidad en Internet gane prestigio y no existiera la sobreabundancia de banners y robapáginas por dos duros que tenemos en la actualidad. Si los medios de calidad admitieran menos anunciantes a un mayor precio, la publicidad en Internet sería más efectiva, ya que habría un menor número de anunciantes, y más rentable.

    El problema es que seguimos con la mentalidad publicitaria de las páginas web durante los años 90 cuando las páginas eran mucho peores y los servicios que ofrecían muy limitados, por no hablar de la calidad visual. Ahora mismo hay mucha gente detrás de los proyectos de internet que trabajan muy duro para hacer que un servicio sea accesible, entretenido, fácil de utilizar y agradable, pero de pronto ocurre que hay que meter cien mil anuncios en mitad de ese producto para que de dinero, estropeándolo en muchos casos.

    Mientras nadie empiece a tomarse en serio el valor de la publicidad en Internet esta no dará el dinero suficiente para mantenerse.

  20. Sólo estaría de acuerdo contigo, Rinze, si se pudiera establecer una equivalencia razonable entre los 2 medios de tu ejemplo. Los lectores de El Mundo no van a empezar a visitar la web de El País sólo porque Pedrojota decida cobrar por acceder a su periódico online.

  21. Joe dice:

    Vaya, Cartier, menuda vista de lince. Esa sensacion que tienes es precisamente la intencion declarada del autor del articulo.

  22. nickenino dice:

    Lo que deberían hacer es mejorar la calidad de los contenidos digitales, verificar más exhaustivamente su veracidad, aprovechar realmente las características novedosas de los medios digitales, y tal vez asumir que las cifras de negocio van a ser diferentes, tal vez pasen a ser menores definitivamente.

  23. Pau dice:

    A priori, creo que ninguna de las tres.

    Creo que estamos ante un caso similar al de artistas/discográficas/consumidores. La equivalencia es clara: periodistas/medios/usuarios.

    De la ecuación, ya roto el modelo de negocio tradicional, sobra una X.

    Para mí, la X es la del medio, valga la redundancia.

    Abrazos!

  24. petrinets dice:

    Para Guti (#18), un periódico que se asemeja al que describes ya existe… se llama Le Monde Diplomatique y tiene edición en español.

  25. Jorge dice:

    Estaría bien que los periódicos hicieran periodismo. Si hacen bulla política a favor de un partido, como el ABC, no pueden competir con los que la hacen gratis y sin complejos, como los blogs. La prensa nacional no es prensa ni es nacional. Son delegaciones de negocios que ciertos grupos tienen abiertas en la capital para reunirse con los centros de poder.

  26. [...] hay más. Aunque no debemos olvidar, como advierte Cartier, de que puede tratarse de un globo sonda, aquí encontramos las claves del periodismo del s. [...]

  27. qwerty dice:

    La información “comun” (quien? que? como? cuando? donde?) gratuita, por que se puede encontrar en muchos sitios , y leugo, todo lo que de valor añadido a esa informacion (entrevistas, datos en crudo de las encuestas, información para entrar en contexto) de pago.

    Eso haría que, si la iunformación común es veraz y no manipulada (caso extraño a día de hoy) la gente se plantee pagar por más información de la misma calidad (a los subscriptores quitarles la publicidad, obviamente)

  28. Elmer dice:

    Puede que sea muy torpe y no haya sabido buscar el acceso al contenido gratuito pero tengo la sensación de que El Mundo es un periódico de pago. A diferencia de El País (que fue gratuito, dejó de serlo y volvió a serlo) no se puede leer la edición impresa de El Mundo hasta una semana después.

  29. Pedro de Alzaga dice:

    Vayan por delante mi admiración y mi agradecimiento por tantas y tan buenas opiniones. Muchas gracias.

    Al plantear el debate de anteayer no pretendía opinar salvo en dos cuestiones: lo difícil que es para los editores (1) encontrar un modelo válido de financiación y (2) convencer a sus lectores de que es conveniente. Sin embargo, alguien creyó que yo me adscribía a alguna de las opciones de financiación propuestas. No era así, aunque ahora sí que lo voy a hacer.

    Me parece que TODAS las opciones planteadas aquí son buenas por sí mismas, pero no todas valen para cada empresa. Por ejemplo:

    Un pequeño medio digital podría sobrevivir con la publicidad, con 5.000 ó 10.000 suscriptores muy fieles o con un sistema mixto. Incuso, un gran medio digital podría llegar a sobrevivir sólo de suscripciones, sólo de publicidad o con un sistema mixto, pero muy a largo plazo.

    La cuestión es cómo adaptar las grandes estructuras nacidas y crecidas al calor del papel y las ondas al nuevo y frío soporte digital. ¿Es posible? Incluso, ¿es recomendable? Y esta pregunta abre el debate del próximo artículo de este blog (del que ya anticipo mi opinión: es recomendable).

    Por último, una nota aclaratoria: Una de las críticas hacia la prensa que más se ha escuchado en los últimos tiempos se refiere a su falta de transparencia, a su carácter unívoco y poco participativo. Sin embargo, cuando un periodista decide no limitarse a dar su opinión, sin más, y abre el debate a sus lectores, algunos ven en esta medida un fraude, un sondeo encubierto o cualquier otra conspiración dirigida al robo de ideas geniales. No es el caso, aunque estoy seguro de que muchos periodistas y editores -no sólo de este periódico- leerán las opiniones publicadas aquí y tal vez las tengan muy en cuenta, pero no porque lo hayan planeado así, sino por una razón mucho más sencilla: son públicas y bastante buenas.

    Aunque tal vez me equivoque. De hecho, ‘The New York Times’ decidió cobrar poco después de que se iniciara el debate del otro día. ¿Nos habrá copiado? ;-)

  30. [...] Crisis de la prensa y posibles soluciones desde la palabra escrita [...]

  31. [...] La palabra escrita: ¿Usted qué haría? [...]



Categorías