El diario satírico estadounidense The Onion advierte de nuevos inconvenientes asociados a la crisis de la prensa: ¿Qué harán los chalados sin periódicos que apilar en sus casas?, ¿qué pasará con las piñatas que los niños hacen con papel maché? Nada aisla tanto del frío cómo las hojas de un diario entre la ropa.

Imagen de previsualización de YouTube

(En otra ocasión, publicaron que los diarios mantenían la difusión gracias a los secuestradores, quienes compraban la mayor parte de sus tiradas para poder seguir enviando pruebas de vida).

Mientras tanto, y bromas aparte, Cynergy propone un nuevo quiosco virtual para lugares públicos basado en la mesa inteligente Microsoft Surface, diseñada por la compañía de Redmond.

Imagen de previsualización de YouTube

Según los promotores de este ingenio, los lectores podrán adquirir sus revistas favoritas, colocando sobre la mesa los dispositivos electrónicos de lectura -tabletas, libros de tinta electrónica, móviles, etc- y cargando en ellos las ediciones que les interesen con sólo un movimiento de mano sobre la superficie.

El quiosco virtual ya está listo para usarse. Ahora sólo falta que se alcancen los acuerdos económicos para su instalación en calles, estaciones, aeropuertos… y los acuerdos tecnológicos para que el quiosco funcione con todos los lectores electrónicos, lo cuál suele ser mucho más difícil. De hecho, si mañana encontrara una noticia que informara de que el iPad de Apple funcionará con un quiosco de Microsoft creería que es otra broma de The Onion.

Be Sociable, Share!
Etiquetado como:
 

Un comentario sobre el artículo

  1. Santiago dice:

    Ese ingenio, el quiosco virtual, nace muerto. No se de cuanto habrá sido la subvención a Cynergy por par te de Microsoft pero debe haber sido suficiente como para abandonar el sentido común. No sólo por el coste de Surface (una pasta loca para un quiosco) sino porque nadie se va a ir a un sitio físico a comprar algo que puede adquirir desde cualquier lugar(digamos Amazon o Apple store)
    Por cierto, mi lector de ebooks nunca se podrá comunicar con una mesa de esas, al menos de forma diferente de como ya lo hace con mi ordenador, luego es irrelevante.

    Me recuerda otra “idea feliz” que se presentó aproximadamente en el año 2000, donde quioscos dentro de estancos nos daban acceso a una tienda en internet!! ni que decir tiene que duró dos días y se gastaron una pasta increible…



Categorías