¡Piensa, prensa, piensa…! es el lema de una época compleja y difícil, en la que los periodistas deben estrujarse las neuronas para sobrevivir en un sector abrasado por la evolución tecnológica. La prensa afronta uno de los momentos más críticos de su desarrollo y debe reivindicar su función periodística en un soporte fundamentalmente informativo, el digital, a través de un proceso que va más allá de cambiar las rotativas por servidores, la tinta china por tinta de luz y los trabajadores por robots.

La palabra escrita pretende dar a conocer a los protagonistas de este proceso, los periodistas que desde distintos lugares del mundo afrontan esta revolución con su mejor arma, la imaginación, y sus mejores herramientas, las ideas. Y pretende hacerlo con la ilusión que produce el cambio, lejos del catastrofismo que suele impregnar estas revoluciones y desde el convencimiento de que no puede existir una sociedad democrática sin una información veraz

Comencé a colaborar con ABC en junio de 2009, después de haber tenido la suerte de conocer de primera mano el nacimiento de Internet y la llegada de esta red a nuestro país desde las ediciones digitales de El Mundo, Prisacom (elpais.com, cadenaser.com, as.com), Negocio y ADN.es. Mi trabajo consiste en entrevistar a los protagonistas del cambio en la prensa internacional y en dar cuenta de los proyectos innovadores que se pongan en marcha en las redacciones de todo el mundo.

Inauguré mi trabajo con una entrevista a dos miembros del equipo de Investigación y Desarrollo de The New York Times, un grupo especial creado por el rotativo estadounidense para intentar averiguar cómo será la prensa del futuro. Más tarde, he hablado con los responsables de los prinicipales proyectos de cobro por contenidos en Estados Unidos:  Journalism Online, Circulate y ViewPass; he conocido los sistemas de periodismo participativo de The Guardian y los planes de futuro de la BBC; y he charlado con los responsables de proyectos tan curiosos como MediaBugs, Help me investigate o The Journalism Shop, entre otros muchos.

Es una tarea difícil pero muy estimulante, en la que cada semana aprendo de los principales protagonistas de una revolución interesante y, a veces, pavorosa. Un aprendizaje que espero compartir con quienes quieran acompañarme, a través de la palabra escrita.

“¿La escritura puede hacer que algo cambie? Sí, lo creo profundamente”. Ryszard Kapuscinski.

Para ponerse en contacto conmigo:

[contact-form 1 "Para ponerse en contacto con el autor"]

Be Sociable, Share!

Un comentario sobre el artículo

  1. [...] en el blog “La palabra Escrita” en el cual el periodista hace incapié en la frase “piensa, piensa, piensa…” abordando los conflictos a los que se enfrentan los periodistas de hoy con la evolución de la web [...]

Categorías