mediabugs3El proyecto MediaBugs, dirigido por el periodista Scott Rosenberg y financiado por la Fundación Knight, acaba de entrar en funcionamiento tras casi un año de desarrollo. Esta iniciativa, que nace bajo el lema Arregla las noticias, pretende dar cuenta de los fallos cometidos por la prensa estadounidense en su labor informativa, por medio del sistema de resolución de errores que se utiliza en la elaboración de programas informáticos.

Según explicó Rosenberg en una entrevista concedida a este medio el año pasado, “Media Bugs pretende ser un terreno neutral donde tener una conversación civilizada y productiva” que mejore la comunicación entre el periodismo y la ciudadanía, al reunir todas las denuncias sobre errores, erratas e inexactitudes en un solo sitio donde puedan ser resueltos, tal y como se hace en el entorno informático.

Una vez publicados los errores, sus responsables -redactores, jefes o editores- pueden explicar públicamente su punto de vista y, en caso de tratarse de un fallo, informar de las medidas que han puesto en marcha para subsanarlo, como la corrección de páginas web o la publicación o emisión de una fe de errores en el soporte impreso o radiado. “No estaremos entre el periodista y la publicación para decidir si debe hacerse algo. Sólo publicaremos la información.”, apuntaba Rosenberg.

El hecho de usar un sistema informático para depurar los errores de la prensa obedece al conocimiento de este entorno que tiene Rosenberg, quien pasó tres años preparando un libro (Dreaming in code, soñando en código) sobre el trabajo de una docena de informáticos en una empresa de elaboración de programas de código abierto.

Mediabugs comenzó en fase pública de pruebas el pasado 20 de abril y ya reúne una decena de errores, de los que de momento, sólo hay uno corregido.

El pasado mes de mayo entró en funcionamiento el proyecto MediaBugs, dirigido por el periodista Scott Rosenberg y financiado por la Fundación Knight. Esta iniciativa, que nace bajo el lema “Arregla las noticias” pretende dar cuenta de los fallos cometidos por la prensa en su labor informativa, por medio del sistema de resolución de errores que se utiliza en la elaboración de programas informáticos.
Según explicó Rosenberg en una entrevista concedida a este medio el año pasado, “Media Bugs pretende ser un terreno neutral donde tener una conversación civilizada y productiva” que mejore la comunicación entre el periodismo y la ciudadanía, al reunir todas las denuncias sobre errores, erratas e inexactitudes en un solo sitio donde puedan ser resueltos, tal y como se hace en el entorno informático.
Una vez publicados, los responsables de estos errores -redactores, jefes o editores- pueden explicar su punto de vista y, en caso de tratarse de un fallo, informar de las medidas que han puesto en marcha para subsanarlo, como la corrección de páginas web o la publicación o emisión de una fe de errores, en el soporte impreso o radiado. “No estaremos entre el periodista y la publicación para decidir si debe hacerse algo. Sólo publicaremos la información.”, apuntaba Rosenberg.
El hecho de usar un sistema informático para ‘depurar’ los errores de la prensa obedece al conocimiento de este entorno que tiene Rosenberg, quien pasó tres años preparando un libro (Dreaming in code, soñando en código) sobre el trabajo de una docena de informáticos en una empresa de elaboración de programas de código abierto.
http://chandlerproject.org/
Mediabugs comenzó en fase pública de pruebas el pasado 20 de abril y ya reúne una decena de errores, de los que de moemnto, sólo hay uno corregido.

Scott Rosenberg.

En los primeros años de la informática, las computadoras no sólo se estropeaban por fallos en sus programas, sino porque polillas y otros insectos (bugs, en inglés) se introducían en los enormes aparatos, atraídas por la luz y el calor que emitían las válvulas, y provocaban cortocircuitos. Desde entonces, en el mundo anglohablante a los errores informáticos se les conoce como bugs.

Un proyecto estadounidense pretende ampliar las acepciones de esta palabra y llevarla al terreno de los medios, donde los fallos sean Media Bugs y pueda hacerse un seguimiento de ellos, como el que se hace de los errores informáticos.

El proyecto ha sido ideado por Scott Rosenberg (Nueva York, EEUU, 1959), periodista, escritor, pionero del mundo digital y cofundador de la revista electrónica Salon.com. Acaba de recibir 335.000 dólares de una fundación periodística para montar un sitio web en el que la ciudadanía pueda denunciar los errores que ha visto en la prensa y esperar una respuesta de sus responsables.

Leer más

Categorías